*Por Antonio Rodríguez de León

 Descubrimiento del valor de las pesquerías canarias

Co. 23 de julio de 2016

Los pescadores canarios se trasladaban a las costas del continente africano, desde Puerto Cansado hasta Cabo Blanco. Muchos años antes de la llegada del botánico escocés George Glass, Quién fue el que despertó la curiosidad y desconfianza de los españoles. La curiosidad en ver como un inglés pretendía crear un emporio comercial con el comercio de las pesquerías, aprovechando la influencia comercial de Inglaterra que ejercía en los puertos canarios. Y desconfianza de temer perder la influencia política sobre el territorio sahariano a favor de Inglaterra. Los entonces nativos de la zona eran nómadas saharauis, que en grupos, acampaban por temporadas entre Cabo Noúm y Cabo Jubi. Primera y segunda frontera respectivamente. Era una zona muy conflictiva, pues el Sultán de Marruecos, exigía que los nómadas saharauis pagaran tributos, y atacaban los refugios que canarios y nómadas del desierto, tenía establecidos en las playas al Sur de la fortaleza militar española conocida por Santa Cruz del Mar Pequeña, lugar que el Sultán tenía por aceptado territorio español.

Este botánico llegó a Canarias en el año 1760, estaba interesado en investigar la flora autóctona de las Islas Canarias, muy conocidas por los exploradores del Reino Unido por sus excelentes cualidades curativas. Después de recorrerse varias islas, observó (al margen de sus estudios botánicos), en sus paseos por el puerto de Arrecife, que veleros de 9-10 metros de esloras, descargaban a diario, enormes pescados de gran calidad parecida a la merluza que conocía en los puertos pesqueros de Escocia. Los pescadores canarios llamaban a este pescado con el nombre de “corvinas”, que capturaban a cordel, (a liña). Se embarcó para conocer en sito, de la inmensa riqueza que ofrecía el caladero pesquero continental frente a las islas de Lanzarote y Fuerteventura. Los pescadores canarios no tenían la posibilidad de comercializar la pesca en Europa, y España se desentendía dejando el comercio exportador a empresas inglesas. George Glass tuvo la intuición de un gran negocio con el sector pesquero canario, trasladándose a la costa continental del Sahara para construir una factoría de salazones de corvinas, y exportarlas en buques ingleses a gran escala a Inglaterra. El lugar elegido fue un lugar de refugio de barcos, que los pescadores canarios pusieron por nombre Puerto Cansado, el mismo lugar donde en el año 1478 los españoles construirían la Fortaleza de Santa Cruz de Mar Pequeña.

Continuará………



Antonio Rodríguez de León