Opinión - 07/05/2017 actualizado a las 18:03

Opinión-Antonio Rodríguez de León: Mi petición a Rajoy

Este mes de mayo podría ser crucial para que Canarias cobrase a España la factura histórica que mantenemos los canarios por la defensa de nuestra dignidad

*Por Antonio Rodríguez de León

Co. 07 de mayo de 2017

Cada vez que se debate los presupuestos del Estado, los gobiernos de España vienen comprando la dignidad de los canarios con un puñado de dinero. Si un canario hace frente reivindicativo de dignidad al Estado, el gobierno de turno le corta el pico retirándole la cartera de presupuestos ya concedidos, seguidamente lo tienen en el ostracismo hasta que abandone la política. El partido de gobierno primero le ofrece una gran cartera de dinero, acompañada de una supuesta reivindicación que parezca digna.

Zapatero ofreció invertir en Canarias 25.000 millones de euros en cinco años más una Ley de aguas marítimas donde las Islas Canarias pasaban a ser reconocidas jurídicamente como archipiélago. ¿Qué pasó? Ni dinero, ni Ley de aguas, enviando al canario atrevido a plantar cebollas en su pueblo del Sauzal. El colmo para vergüenza de los canarios, llegó con el petróleo en el mar canario.

Fue otro canario, concretamente de Telde y con raíces metropolitanas, quién se encargó en defenestrar políticamente al canario del Sauzal. Metiendo en el cajón del olvido la Ley de Aguas, y no solo cerró el grifo de los 5.000 millones anuales, sino que además recortó los presupuestos canarios, dejando al pairo a la sociedad canaria, en especial al empleo, la educación y la sanidad. Cuatro años de desidias económicas con Canarias Se cargó de un plumazo, el bienestar de los ciudadanos canarios. Muerto el perro se acabó la rabia, y bien que se acabó por mucho tiempo.

Hoy tenemos a dos fieles obedientes que son necesarios para que se aprueben los presupuestos a final de mayo. Los dos dicen ser nacionalistas. Uno pide solo dinero y se lo dan, otro quiere mostrarse más radical y piden además de dinero la firma del Estatuto de Autonomía, sin especificar su modelo. A más no se atreve, no quiere que le suceda lo mismo que al del Sauzal. Como es imprescindible ese último voto, se le concederá el gran parte del dinero, pero sobre el Estatuto canario de autonomía, lo dejará tal como está, o sea, un estatuto colonial. Este mes de mayo se aprobará los presupuestos del Estado y los canarios volvemos a tener dos interlocutores, a los que no se les espera otra cosa que no sea su chequera.

Si yo fuera Pedro o Ana, le diría a Rajoy, quédate con tu dinero y devuelve la dignidad a mi pueblo. No, no te estoy pidiendo la independencia porque sé que no la vas a dar, antes preferirás que corra de rojo los barrancos de mis islas.

Solo te exijo que repares las contradicciones existentes en la Constitución Española en referencia en adaptar en el texto constitucional, de aquellas revisiones contempladas en el Tratado Internacional del Mar del año 1982, que España asumió en su Ordenamiento Interno a partir del año 1997, con la adaptación al texto constitucional español, de las singularidades del archipiélago canario sobre los espacios marítimos y aéreos, que son imprescindibles y necesarios para hacer valer nuestros derechos frente a terceros Estados.



Antonio Rodríguez de León