Opinión - 21/02/2018 actualizado a las 18:34

Opinión: ‘El Comentario’ Por Ezequiel López

Que la Unión Deportiva Las Palmas podía ser su juguete, como algunos le han dicho, porque él es el que ha puesto las perras para mantenerla

Arriesgando al principio su propio patrimonio, dejando caer que ya ahora, las cosas están más para ganar que para arriesgar

**El Comentario, a diario

Co. 21 de febrero de 2018

Ayer me metí muy superficialmente en el tema de los contratos futbolísticos y sus altas fichas que hace posible que cualquier deportista de élite pueda dejar su equipo de sus amores e irse al mejor postor. Esa es la triste y cruda realidad para los seguidores y fans de esos profesionales, algunos les seguirán allá donde vayan y otros les olvidarán y hasta les odiarán para el resto de sus días. En La Provincia de hoy, en una crónica de Paco Cabrera, podemos leer algunas perlas del actual presidente y dueño de La Unión Deportiva Las Palmas, Miguel Ángel Ramírez.

Miguel Ángel Ramírez sigue dando muestra, desde que puede, de esa actitud que se manifiesta en él por su poderío económico, no debo de pensar que dice las cosas sin pensar, o fruto de algún despecho, solo que contesta a aquello que él se cree y que no duda de ser consecuente con sus pensamientos en esos momentos, precipitados o no, son sus pensamientos y el los dice porque le da la gana. Decía este señor, rico en dinero, les voy a transcribir lo que leo, más propio de un bocazas que de un presidente de una entidad como La U.D.: “si los abonos fuesen gratis; también nos criticarían. El año que viene, los precios se rebajarán gracias al empleo del dinero de la venta de Roque Mesa. /A los traidores no les respeto, a la afición de La U.D., jamás les diré nada negativo. La U.D., no exige a nadie que se abone, los que son lo hacen de forma voluntaria. A esa gente, un monumento. A los que se aprovechan, no siendo aficionado de la U.D., para criticar todo lo que se hace en la entidad de Las Palmas, son los traidores. Aquí tenemos muchos traidores. En este pueblo, hay traidores.// y tan fresco que quedó. Algunos oyéndole, pensaban que también existen ignorantes atrevidos y que lo peor es cuando solo se es rico por tener mucho dinero.

Pero ahí no quedó la inspiración del presidente de la U.D., repartía también para los políticos, señalando al cabildo, y manifestando que no le habían regalado nada, que la deuda con el cabildo la estaba pagando, por ejemplo con el nombre en la camiseta de Gran Canaria. Que la Unión Deportiva Las Palmas podía ser su juguete, como algunos le han dicho, porque él es el que ha puesto las perras para mantenerla, arriesgando al principio su propio patrimonio, dejando caer que ya ahora, las cosas están más para ganar que para arriesgar. Les decía a los mandatarios cabildicios, sobre todo a aquellos que le critican, que con el Herbalife Gran Canaria y el peso de la subvención pública del cabildo al club de baloncesto, hace que sea un juguete de la clase política, para sacar rédito de ello. Marcando diferencia, el Herbalife está pago con dinero público, puro y duro y la U.D. Las Palmas es de aquellos que hemos puesto dinero, entre ellos, él con la mayoría de las acciones. ¿Estas declaraciones están fuera de lugar? pues no sé qué decirles, si podemos observar que es un empresario que está haciendo un buen negocio en una propiedad pública, que según él está pagando religiosamente, y que lo que muchos en su día, a nivel particular, empresarial, institucional salvó de la desaparición, aportando aquellas pequeñas cantidades en miles de pesetas para adquirir acciones, muchos esfuerzos se hicieron, algunos acabaron con sus poquitos ahorros para que su equipo del alma no desapareciera. Se logró, el equipillo no desapareció, las acciones con el tiempo, parece, que muchas de ellas nunca más se supo, algunos, muy pocos recuperaron lo invertido, pero una parte muy importante nunca más supieron de ellas.

Los tiempos no son los mismos, después de aquello superamos una concursal, donde un juez, jugó un importante papel en favor de la no desaparición del equipo, hizo lo suyo, le conquistó el espíritu amarillo, no sé si le pagamos bien, no solo que cumpliera con su trabajo, sino su implicación fuera más allá de sus deberes profesionales. A este dueño, Miguel Ángel Ramírez, las cosas hoy por hoy en lo económico parece ser que puede ir un poquillo sobrado con las perras del club, pero por desgracia se da contra la pared y está aprendiendo, por enésima vez, que el dinero no lo hace todo, ¡que facilita las cosas, puede, pero no le da la felicidad, aunque pueda comprarla! Lo más alentador que le escuchamos en esa entrevista que daba, era que con las perras de la venta de Roque, la próxima temporada habrá rebaja en los abonos, digo yo, que sumando ahora las perras de Jonathan, pues casi, casi, vamos a poder ir a ver a la U.D., sin pagar, eso sí, a lo mejor no en primera división. 

Audio-El Mostrador.png



El Comentario. Por Ezequiel López- El Mostrador