Opinión - 22/03/2018 actualizado a las 14:16

Opinión-Martín Ru: ‘La España de cristal’

 

Para Muestra un Botón

*Por Martín Ru

Co. 22 de marzo de 2018

EL BOTÓN. Los giros radicales de última hora en el caso de los presos catalanes, nos muestran una España de cristal: Forn -exconseller de Interior de Cataluña-quedará libre por un asunto de tos. ¡Toma Ya! Resultado de imagen de fotos libre del golpe de estado de Cataluña

Que la primavera la sangre altera, es un dicho muy real, pues no nos dice ahora el fiscal Fidel Cadena que él seguía "instrucciones directas" de la Fiscalía General del Estado. Y, ¿cuáles eran esas instrucciones?, pues pedir por sorpresa para todos, la libertad al Tribunal Supremo, bajo fianza de 100.000 euros, para el exconseller de Interior Joaquim Forn, por orden expresa del fiscal general del Estado, Julián Sánchez Melgar y en contra del criterio del fiscal del Supremo. Hombre que los fiscales llevan a tumba abierta lo de la Jerarquía, es verdad; pero eso a un demócrata le tiene que sonar a chino. Señor fiscal General, por muy jefe mío que usted sea, si yo, por un símil, fuera el señor Cadena, no pongo a nadie en la calle que haya cometido delito de sedición, eso para empezar, luego, usted podrá destituirme y punto.

Yo que suscribo la noticia como Martín Ru, espero que no nos altere la primavera tanto y el Supremo pueda tumbar todo esto que la Fiscalía General dice de dejar a este golpista libre por una “Tos” o de una enfermedad con una traza de tuberculosis. Hombre, si es por eso, ahora cualquiera que esté en la cárcel pediría irse con su madre para que le cuide el resfriado. Se dan ustedes cuenta a donde va España con estos personajes. Los mismos sucesos desde la Transición hasta ahora: Garzón, Faysan. 11-M, Las Ramblas, los Eres, los rescates de las Cajas. Los "Top Mantas” Los moritos de Lavapiés, Todos estos sucesos se repiten y hacen que vivamos en una España de cristal. Y el cristal es muy frágil, ¿Puede ser un momento de crisis frágil lo que puede estar asándole al señor Rajoy?. No tuvo en su día, con el golpe de Estado que dio Cataluña, la prudencia de acometer la Ley de la seguridad ciudadana. Lo suyo era meter en cárcel a los “Mososs de Escuadra”, y sobre todo a los políticos golpistas. No se hizo y, el Estado de Derecho, brilló por su ausencia. Hubo un artículo el 155, que fue una respuesta silenciosa...lo que dio a lugar que algunos se quedaran en sus casas y otros huyeran a Bélgica. Yo publiqué que el señor Rajoy les lanzó un salvavidas a los golpistas.

Debo recordar tres asuntos importantes, Primero, “Las Fuerzas Armadas, constituidas por el Ejército de Tierra, la Armada y el Ejército del Aire; tienen como misión garantizar la soberanía e independencia de España, defender su integridad territorial y el ordenamiento constitucional. Ojo Artículo 8 de la Constitución Española“Somos mayoría los españoles que queremos paz y libertad y esta solo se da dentro de la Constitución, fuera de ella, algunos lo tenemos muy claro, hace mucho frío”. Nos damos leyes, para no darnos tiranos, se decía en la Revolución Francesa.

Segundo, en cuanto a los inmigrantes existe unas Leyes confusas. La ausencia de una correcta identificación del inmigrante es asimismo preocupante, sobretodo en el caso de los menores. ACNUR recuerda algunos aspectos básicos en el caso de menores potenciales solicitantes de asilo, entre ellos es de vital importancia detectar de inmediato la presencia de posibles menores no acompañados (MENA) entre los extranjeros que llegan al país. Los sin papeles no pueden estar por ahí itinerante y sin trabajo. Y si están dentro de España se tiene el deber de tratárselas según los derechos fundamentales de nuestra Constitución. Ya está bien de tanto mirar para otro lado. Y tercero, que no siga pasando la confusión que existe con lo de la libertad de expresión. Un buen ejemplo de ello lo constituye en España la vigente Ley Orgánica de Protección de la Seguridad Ciudadana, que limita de manera drástica el derecho a la libertad de expresión. Un derecho que se ve socavado también por actuaciones judiciales tan cuestionables como el encarcelamiento de los dos titiriteros acusados de enaltecimiento del terrorismo, la presentación de cargos por el mismo delito contra numerosos tuiteros, o la eventual prohibición de los memes políticos, tal y como recientemente ha propuesto el PP. O lo del 25 de septiembre de 2012, donde se convocó una manifestación en Madrid bajo el lema «Rodea el Congreso». La intención de los manifestantes era congregarse en las inmediaciones del Congreso de los Diputados, a lo largo de todas las calles circundantes, para protestar contra las medidas de austeridad impuestas por el Partido Popular, que gozaba de mayoría absoluta en la Cámara baja. Y el señor Rajoy que estaba ese día en Nueva York, declaró: «permítanme que haga aquí en Nueva York un reconocimiento a la mayoría de españoles que no se manifiestan, que no salen en las portadas de la prensa y que no abre los telediarios. De este modo, manifestantes, activistas políticos, miembros de partidos de izquierdas y todo aquel que no encaje en la categoría de esa «mayoría silenciosa» tan cara al gobierno son susceptibles de convertirse en los nuevos enemigos.

 

 

 



Martín RU