Cultura - 04/04/2018 actualizado a las 18:31

Cultura: ‘La odisea del arte’. Por Octavio Medina

¡Una charla con la pintora grancanaria Zaida Hernández sobre la situación artística!

 *Por Octavio Medina

Co. 04 de abril de 2018

Durante la primera semana de abril del año 1968, hace 50 años, el director de cine Stanley Kubrick llevó a las salas de todo el mundo “2001: Una odisea del espacio”. Tan misteriosa como polémica, no solamente se sitúa como la película de ciencia ficción definitiva, también es elegida por la prensa especializada y principales magnates de la industria del cine como una de las mejores películas de la Historia y considerada en los años 90 de estar conservada en la Biblioteca del Congreso de Estados Unidos dada su importancia “cultural, histórica y estéticamente significativa”. A través de sus imágenes, su selección musical y el hecho de intentar descifrar no tan solo quiénes somos y donde estamos sino intentar descifrar hacia donde nos dirigimos, supone un punto de inflexión en la narrativa cinematográfica. Muchas son las personas que ven en ella una simple y vacía sucesión de fotogramas sin coherencia. Otros, sin embargo, encuentran en su metraje una experiencia superlativa en la que perderse una y otra vez.

De la misma forma que la magnética cinta de Kubrick es un punto de referencia artístico entre los amantes del cine, “Don Quijote de la Mancha” lo es para los literarios. Le Corbusier, Esther Ferrer, Miguel Ángel, Frida Khalo… Autoras y autores hacen uso de los materiales, y a veces de sus cuerpos y objetos, para transmitir un mensaje, una intención y de esta forma crear su obra. ¿Es esta la definición de arte?

Zaida Hernández Romero (Las Palmas de Gran Canaria, 1996) es pintora y estudiante de último curso Bellas Artes en la Universidad de La Laguna. Desde temprana edad demostró su interés por el arte y desde entonces no ha cesado de formarse y trabajar. Ha participado en las exposiciones colectivas de Escultura de la Escuela de Arte y Superior de Diseño en Las Palmas de Gran Canaria (2012) , de arte contemporáneo de la Universidad de Humanidades de Tenerife (2014) y en la exposición conjunta de artistas con ámbito en fotografía, escultura, ilustración y pintura que tuvo lugar en el Círculo de Bellas Artes en Tenerife (2016) Con ella me he reunido para conocer su opinión acerca del arte, su experiencia y proyectos.      

¿Cuál crees que es el papel que juega el arte en nuestra sociedad y en Canarias en particular?

Ojalá tuviera todo el tiempo del mundo para dedicarle a esta pregunta. Ciertamente el arte goza de un vínculo bastante profundo con la sociedad, no podemos hablar de una obra de arte o de un estilo en concreto sin tener en cuenta el contexto en el que suscribe; los acontecimientos por lo que pasaba la sociedad en ese momento, quien regentaba el poder, etc. En la actualidad, el uso del arte como medio reivindicativo y rompedor es una cuestión minoritaria. Vivimos en una sociedad capitalista donde el sistema ha raptado el carácter represivo del arte, que ha conseguido mercantilizar y poner precio a obras pictóricas, escultóricas o de cualquiera otra disciplina, bajo una trasnochada lógica económica basada en la oferta y demanda.

El artista ya no crea “por” sino “para”. El mundo del arte se ha convertido en un sistema de venta y especulaciones del que sólo unos pocos se benefician. De esta manera, la obra que predominará será aquella que se deduzca, venda más o de la cual se obtenga un mayor beneficio pasado un tiempo. Esto induce una duda metódica en el arte actual, ¿Es buena per sé la obra artística más visible?

En Canarias se da la misma imagen que acabo de comentar, quizás a una escala más pequeña, pero igual de comprometida con el mercado y lo que parecería una paradoja a cualquier ser racional: la nueva fetichización de lo tradicional; un tema que merece toda una reflexión aparte.

En resumen, el papel que juega el arte en la sociedad actual no es más que una moneda de cambio en un sistema de inversiones que busca enriquecerse y olvidar el valor cultural de las cosas. Sin embargo, aún quedan atisbos de esperanza, creadores de lo que me gusta llamar “arte real”, que expresan lo que sienten, lo que les inquieta y aquello a lo que se contraponen sin miedo a ser silenciados por la tiranía del capital.

¿Cuáles han sido los principales problemas que te has encontrado para exponer tus obras?

En realidad, ninguno, por lo general las salas de exposición suelen ser, dar bastantes oportunidades y facilidades a los artistas para exponer su obra, (algunas más que otras). Como suele decirse, el mayor enemigo que podemos llegar a tener es uno mismo. En este tema yo suelo ser mi mayor problema, me considero una persona muy exigente por lo que me cuesta mucho dar por acabada una obra y considerarla digna de presentar a exposición.

¿Qué consejo darías a todas esas personas que quieren seguir tus pasos?

Saber escuchar. Recibir consejos o críticas de aquellas personas que saben más que nosotros siempre va a ser bueno. Esto no quiere decir que debas limitarte por las opiniones ajenas sino tenerlas en cuenta para avanzar.

No te pongas límites sino objetivos. El mundo del arte es realmente grande y en la actualidad casi cualquier cosa está permitida. A menudo me encuentro con compañeros y compañeras que me hablan de lo mucho que les hubiera gustado estudiar Bellas Artes pero como no tenían “talento” para dibujar pues no se arriesgaron.

El arte no se limita sólo a aquellos/as capaces de presentar la realidad tal cual la ven, para eso ya tenemos las cámaras. Existen muchísimas ramas: la pintura, la escultura, la ilustración, el arte conceptual… La realidad del arte es muy distinta a los que nos enseñan de pequeños y pequeñas. ¡Prueba! Todos tenemos un mundo interior que puede y debe ser explotado.

¿Tienes algún proyecto en marcha?

Si, son varios los proyectos a los que vengo dando forma desde hace un tiempo. Justamente ahora el 5 de abril inauguramos un grupo de artistas y yo una exposición bastante interesante llamada “CORPUS: XXI” la cual estará abierta al público durante un mes en la sala anexa de La Recova, en Santa Cruz de Tenerife. En ella participamos 7 artistas de todos los ámbitos (pintura, ilustración, fotografía…) y la idea principal de la misma es la representación del cuerpo humano en el siglo XXI. Una imagen no sólo física sino también emocional del cuerpo y sus entresijos tal cual lo entendemos y experimentamos en la actualidad.

Cultura_Octavio Medina_La odisea del arte (1).jpg

Cultura_Octavio Medina_La odisea del arte (2).jpg

*Fotos cedidas por el autor_Octavio Medina

Número de imágenes: 
2


Octavio Medina