Por mucho que los Gobiernos cambien, si no se cambia la mentalidad del pueblo invirtiendo en Educación, mal vamos

*Por Ángel Rivero García

Co. 13 de junio de 2018

Los acontecimientos de los últimos días lo han dejado bien claro: la xenofobia y la insolidaridad están bien presentes en España. Si bien una buena parte de la población podemos sentirnos contentos (y hasta orgullosos) de que el nuevo Gobierno del Estado haya reaccionado con el respeto a los Derechos Humanos que la crisis del barco Aquarius requería (algo impensable con el Gobierno anterior), lo cierto es que las redes sociales arden de comentarios carentes de toda humanidad...

Lo cierto es que España como Estado ha dado toda una lección a la vieja Europa, que ha demostrado, una vez más, que esos "valores" que pregona son sólo papel mojado. Que lo único importante en la mal llamada Unión Europea es el dinero. La prueba ya la tuvimos con el conflicto sirio y el escasísimo cumplimiento por parte de los Estados Europeos a las resoluciones aprobadas. De 160.000 refugiados a reubicar, sólo encontraron asilo 28.000. En el caso de España fue de los Estados que más incumplieron el acuerdo: de 17.000 refugiados acordados, apenas recogió 1.900...

Ahora el Gobierno de España ha cambiado. Frente a la posición propia de fascistas que ha adoptado el Gobierno italiano rechazando ayudar a personas cuyas vidas corren peligro, España ha ofrecido apoyo acordando enviar la nave de las ONG`s SOS Mediterranée y Médicos Sin Fronteras (MSF) al Puerto de Valencia. Así mismo, otras Comunidades, Cabildos (como el de Gran Canaria) y muchos Ayuntamientos también se han ofrecido a colaborar...

Pero el cambio de Gobierno en España es una cosa y la mentalidad (por llamarla de alguna manera) de muchos de sus habitantes es otra cosa bien distinta. Los comentarios cargados de xenofobia sin sentido, así como algunos titulares de prensa no dejan lugar a dudas: el odio está demasiado instalado en muchos corazones ennegrecidos. El mensaje repetido por muchos (demasiados) de "mételos en tu casa" es prueba de que algo no funciona...

Quizás sea culpa de falta de cultura, falta de educación, de sensibilidad. Quizás se deba a lo poco que en este Estado se ha invertido en educar a la ciudadanía desde siempre. En haber sufrido una dictadura que lavó cerebros y no haber emprendido desde que aquello acabó las reformas suficientes en vez de "contentarnos" con una transición que nos vendieron como modélica pero que perpetuó los malos hábitos del pasado...

Quizás se deba en parte a la crisis de los últimos años. Sabido es que en tiempos de miseria es cuando resurgen los fanatismos y crecen los fascismos (miremos a los años treinta del siglo pasado y recordemos cómo acabó todo aquello)...

Quizás se deba a la "fuerza" que la Derecha sigue teniendo en España. Al "mensaje" en beneficio de su ideario con que nos bombardean todos los días apoyados por una prensa mediática al servicio de sus intereses. Nos intentan meter el pensamiento del rechazo al que viene de fuera (salvo que venga cargado de billetes, entonces está bien aunque ése sí se quede con lo nuestro y terminemos siendo sus obreros)...

Pregonan sin pudor la idea de que el inmigrante viene a quitarnos "lo nuestro", de que a ellos sí se les va a dar la vivienda o la pensión que a nosotros se nos niega, por muy ridículo que sea su planteamiento. Y lo más triste es que ese mensaje "cala" y se repite una y otra vez, afirmándolo con pleno convencimiento aunque se carezca del más mínimo dato real que pueda acreditar sus palabras...

Cada vez que se comete algún delito los medios recalcan la nacionalidad o la raza de las personas implicadas dando pie a fomentar ese rechazo. No se dice que "una persona" cometió esto o aquello cuando es de fuera. Se dice "un africano, un árabe, un gitano, etc". Jamás oímos "un extremeño, un mallorquín o un canario"...

Parece que son incapaces de razonar lo suficiente como para entender que cuando una persona se está ahogando, lo primero es impedir que eso ocurra. Impedir el ahogamiento y llevar a esa persona a lugar seguro. Luego, después, ya habrá tiempo de buscar otra solución, pero lo primero es la seguridad de las personas. Todas y cada una...

Cuando nos hablan de "lo que puede costar" el acogimiento de esos refugiados y nos repiten eso de "mételos en tu casa si tanto te gustan" pienso si a ellos no les preocupa el coste de la corrupción o de la Monarquía o del rescate a la Banca. ¿Por qué no prueban a meter un banquero o un corrupto en su casa?...

Por mucho que los Gobiernos cambien, si no se cambia la mentalidad del pueblo invirtiendo en Educación, mal vamos. Camino de repetir los errores del pasado. Quizás es hora de retomar la Educación para la Ciudadanía que a tanto fascista molestó.

 



Ángel Rivero García