Opinión - 14/06/2018 actualizado a las 17:35

Opinión: ‘El Comentario’ Por Ezequiel López

¡Telde cuenta con sus ‘San Martin’ y los cerdos tan felices!

**El Comentario, a diario

Co. 14 de junio de 2018

Tres años de Gobierno con una ralentización en las gestiones de funcionarios de los niveles más altos ha sido sin precedente, y en esta ocasión, cuesta, pero casi se les puede poner nombres y apellidos a los culpables.

Nos viene a la cabeza las alegrías mostrada cuando al grupo de gobierno actual, de Telde, presumían de sancionar o al menos intentarlo, a dos funcionarios, por considerar que no estaban cumpliendo con sus obligaciones laborales. Pasa el tiempo, no mucho, y a lo mejor esos funcionarios o funcionarias están, en la tarea, igualito que antes, tanto es así que se plantean dejarla tranquila en sus aposentos e igual ganan más, ósea que no saben resolver los problemas que se crean y dejan caer a los altos funcionarios que tienen muy bien extendidos sus tentáculos dentro y fuera de la administración pública local.

Todo esto lo traigo hoy aquí porque las cosas no están pintando bien en algo donde presumiblemente la alcaldesa se esté jugando algo más que su tocada credibilidad política. Les pongo en antecedentes, periódico Canarias 7 del 9 de junio 2018, cinco días atrás. Las 21 nuevas plazas de policía, la próxima semana, la próxima semana es esta que acaba, un tema que lleva vendiendo políticamente Juan Martel desde que se hizo cargo de la concejalía y la alcaldesa le avaló en su petición, que era expuesta por necesidad del Servicio.

Agustín Arencibia, concejal de personal ha querido que su compromiso público fuera real, y para ello quiso actuar como le han dicho que lo haga desde hace tiempo, con los dos elementos que tienen al frente de la Concejalía de Recursos Humanos, un jefe de sección y un director de gobierno de Recursos Humanos, tanto monta, monta tanto. Arencibia besó el polvo, Arencibia vivió la inoperancia del “dúo dinámico” por no llamarles el “dúo de los pepe goteras” que se está cargando una vez más la gestión en favor de la institución pública en el terreno de los recursos humanos.

Estos señores, el Sr. Martin y el director general de Recursos Humanos, que cesaría si volviera, el anterior concejal responsable, Gregorio Viera, están que se salen, su fama dentro de la institución, yo creo que ellos, que ocupan bastante tiempo fuera de sus quehaceres, deben de saber lo que se dicen de ellos, y que lo menos desagradable, es que son unos CHASCOS para la Administración, amén de entre los compañeros de trabajo, y no de ahora, pensando muchos que tienen mucha culpa todos los alcaldes y alcaldesas que han tenido mando en el consistorio por ser muy permisivos.

A estas alturas, con la colaboración de estos grandes trabajadores, sobre todo lo grande va mucho en sus sueldo, como dice Pepito cuando algo está fuera de lo normal, MAL IMPRIAÍTO, lo que cobran para la leche que dan a lo púbico. Ya no tan solo está en el aire las 21 plazas de policías locales, sino  además, aquellas horas extras que aparecían para sufragar estas ausencias que eran necesarias reactivar mientras estas plazas se cubrieran, sobre todo pensando en las fechas que se avecinan con las tareas correspondientes en las mismas.

Esta cuestión se está saliendo de madres, los técnicos jurídicos de apoyo con los que cuenta el Ayuntamiento, han visto y han revisado la documentación que se les presenta a estos susodichos, trabajadores de Recursos Humanos, y ellos, siguen trabando unos y otros consiguiendo que estas plazas y esas horas extras no aparezcan, emponzoñando unas relaciones políticas entre Juan Martel y los compañeros del grupo mayoritario de gobierno, creyendo algunos, que se trata de una trastada de los mismos que muestran cabreo por no salir este tema en tiempo y forma como se había pactado. Se habla en los corrillos muy cerca de Paco el Macho, que hasta allí se llegó a oír los gritos del concejal Arencibia. Echando a la calle de sus oficinas a los dos personajes de Recursos Humanos, los echaba por no hacerle caso a las peticiones de justicia que les hacia sobre los temas de la Policía Local y no tener argumentos que le valiese como justificación para tener el tema paralizado y sin soluciones a la vista.

Ya lo decía en estos días, son tres años de legislatura, se empieza la cuesta abajo, todos desean que sus poquitas cosas logradas, sean vistas y valoradas a tiempo, antes de que llegue la convocatoria de las próximas elecciones, y así poder dar la cara con el electorado al que se pretende volver a pedir la confianza. El funcionariado “Elitista y gandul” del Ayuntamiento de Telde, es una realidad, de ayer y hoy, mañana, por ahora me creo que también, es una lacra dañina para el resto de los que hacen posible la empresa más grande de la Ciudad, aunque no conozcamos a ciencia cierta, cuantos trabajadores existen, entre laborales y funcionarios de los llamados de carrera, algunos con tanta carrera que no se les llega a ver en el ayuntamiento, sobre todo los que han sido abducidos por algún sindicato en la época prehispánica, existen y están ahí, sobre todo en el capítulo uno del presupuesto, trabajen o no, estén en Fuerteventura la mitad del año o en su casa de baja, o algunos para que no se les vea, va a trabajar por las tardes y así lo hace mejor.

El próximo Gobierno Municipal se tiene que tomar muy en serio esto de los funcionarios enchufados al buen vivir y al mejor cobrar, sabemos que son víctimas de unos gobernantes que les acostumbraron a unos malos vicios, cobrar y mandar mucho con poco esfuerzo y firmar expedientes que no dejaran con el culo al aire a muchos de esos llamados “políticos buenos para los funcionarios”. El tiempo corre y ya todo huele a campaña electoral, aunque algunos digan que están en el trabajo, por aquí lo que decimos es que, el que avisa es avisador y que a cada cerdo le llega su San Martin.

 Audio-El Mostrador.png



El Comentario. Por Ezequiel López- El Mostrador