Opinión - 20/06/2018 actualizado a las 17:29

Opinión: ‘El Comentario’ Por Ezequiel López

"Verano con gato y e-moción"

**El Comentario, a diario

Co. 20 de junio de 2018

Creo que me quedo con la expresión que destaca el periódico La Provincia hoy en las páginas de Telde, “Vaya tontería quitar el gato”.

La idea al final parece que partió desde la Alcaldía y secundada por la concejalía de Festejos. Esto suele pasar entre los políticos modernos y temerosos del qué dirán. La Alcaldesa no es la primera vez que ante las críticas y opiniones masivas en las redes, recula en alguna que otra acción pública, Juan Martel es aquí el que sorprende, pues se le situaba más en lo sensato y menos en esas boberías de unos cuantos que si por ellos fuera tendrían cada uno su plaza y escenario particular desde las teclas de un ordenador.

Igual pasa en los llamados comentarios anónimos que se suelen dar en los digitales, encuestas no científicas, y un sinfín de armas virtuales que solo hacen notar a aquellos que manejan bien estos artilugios y además tienen tiempo para dedicarlo a estar frente al ordenador haciendo de opinador mayor del reino. En estas cuestiones, existen algunas teorías que apuntan que si fueran a seguir lo que llaman los rastros de las IP de donde llegan esas opiniones tan alegres y sin fundamento, igual no irían mas allá de las oficinas del Ayuntamiento, sobre todo en horas de mañana, con lo que conlleva, o lo que es igual, mientras están escribiendo y atendiendo cuestiones fuera de sus tareas de trabajo, por las que cobran todos los meses.

Los funcionarios, algunos, no todos, esto también hay que decirlo, les gusta jugar a influenciadores, lo que ellos hacen caminar por las redes, luego ven que algunos como la Alcaldesa, se preocupa, aunque sean disparates, como lo de quitar del escenario un gato de cartón, de hacerles caso, consiguiendo así, ver que su tiempo perdido y cobrado les ha valido la pena.

Telde queramos o no, seguimos siendo muy buenos para cualquier experimento, y estos de las redes y los usos interesados por alguno de las llamadas opiniones del pueblo, les han sacado muy buena cosecha con unos frutos que para otros, solo reflejan, quienes están al frente de responsabilidades, que cuando toman decisiones, no pueden quedarse solo en San Juan y sus oficinas, existen otros mundos y pensamientos muy diferentes, más allá del Ayuntamiento y de los acomodados funcionarios. En principio ya, a lo hecho pecho, San Juan y su escenario por mor de los prejuicios del grupo de gobierno nos quedamos sin los adornos pertinentes que vestirían como la tradición así lo pide, los alrededores escénicos de la plaza de San Juan para la celebración del Santo del Amor. Hay quienes dicen que todo esto es fruto de las calenturas mentales propia de las fechas.

Mañana 21 de junio empieza el verano, a las 11.07 hora insular, según los cálculos del Observatorio Astronómico Nacional, por lo tanto, este día será el día más largo del año, y desde ese mismo momento los días, poco a poco, se irán acortando. Un verano éste que llega muy calentito políticamente, tanto es así, que desde el mismo grupo de Gobierno se ha hablado de una posible moción de Censura a Carmen Hernández, se ha hablado hasta de colocar de Alcalde a Juan Martel,¡les digo yoooo!, que este verano ha entrado con fuerzas.

La oposición nunca había sido tan aliada con el grupo de gobierno como la actual, existen miembros, concejales de la oposición, que se privan por sentarse frente a Carmen Hernández y contarle aquello que otros han querido que hagan, para comprobar la correa de transmisión y el grado de complicidad existente entre algunos que, aunque no gobiernan ahora, miran hacia la alcaldía como si fuera una cuestión de Estado. Algunos lo señalan como síndrome de puestiti.

La Hipotética moción de censura, ya no sé yo a quien le ha interesado más airearla, si a aquellos, si los hubieron, que la pensaron, o, a los posibles  e hipotéticos censurados, que se han visto, con que una vez más van a tener que seguir trabajando para poder convencer a los ciudadanos que ellos, no solo no han podido hacer casi nada, sino que además lo que harán está muy lejos de lo que prometieron antes de llegar al poder. Una moción de censura, parece ser, según algunos, desde dentro hacia fuera. Insisto que este verano va a calentar más de la cuenta, pero a lo mejor no a la calle, sino a los políticos que ya están buscando sus puestos para volver al carguillo.

Un Gato de Cartón que molesta, una moción de censura que se imaginan y la casa sin barrer. Creo que la noche de San Juan , la noche de los fuegos, en una ciudad como la nuestra, donde los espíritus del más allá, según Luis León Barreto, anda entre nosotros como Juan por su casa, se debe de acatar con mayor responsabilidad los rituales que marcan para despojarnos y dejar atrás todo lo malo. Aunque pensándolo bien, uno tiene derecho a preguntar ¿es malo quemar un gato de cartón? ¿Es malo que se dé una moción de censura si los números así lo permiten?, creo que las dos preguntas pueden tener la misma respuesta. Lo mejor que se puede hacer es afrontar la llegada del Solsticio, que nos viene a decir que comienza el Verano, y que seguro que todos ellos, los políticos, se irán de vacaciones, posiblemente con mayor justificación que cuando llegaron, y que anunciaron que se iban a poner a trabajar sin parar, creo que tardaron más en decirlo que en comprar sus pasajes e irse de viaje algunos.

Este año si siguen de vacaciones, algunos no han parado, y los que se lo piensan, que lo hagan y que las disfruten, el próximo año por estas fechas, igual algunos o todos los que están gobernando, están de vacaciones obligadas y de larga duración.

 Audio-El Mostrador.png



El Comentario. Por Ezequiel López- El Mostrador