Opinión - 21/06/2018 actualizado a las 17:15

Opinión: ‘El Comentario’ Por Ezequiel López

¡Todos queremos más, más y más!

**El Comentario, a diario

Co. 21 de junio de 2018

Ayer fue un día de fiesta económica en la Ciudad de Telde, pues se dieron las cuentas del 2017 a la prensa y con la lectura parcial de una parte del grupo de gobierno. Una lectura que me suscitas ciertas dudas, yo espero que antes de finalizar la legislatura, las cosas por un lado o por otro, nos dejen claro si estamos ante el vaso medio lleno o medio vacío.

Los subtitulares de ambos periódicos nos apuntan lo siguiente, La Provincia: La liquidación del presupuesto de 2017 arroja un superávit de 22.9 millones para el ayuntamiento, que prevé emplearlo en dejar en 60 millones la suma pendiente de pago. Subtitular del Canarias 7: La liquidación del presupuesto de 2017 arroja un superávit de 22.9 millones de euros, una cantidad que se destinará de forma íntegra a mitigar el nivel de endeudamiento bancario que sufre actualmente el consistorio y que se eleva a 82.8 millones. La ley obliga sanear las cuentas.

Visto lo visto, me sitúo en una entrevista mantenida aquí con el portavoz de Más por Telde, Juan Francisco Artiles, y que me dice cuestiones que considero, como mínimo, objeto de debate entre ambas partes, si yo viviera en una ciudad normal y los políticos que estuvieran representándonos en el gobierno no tuvieran los egos tan elevados, esto tenía fácil solución, les llamaría vía teléfono y constataríamos con sus respuestas quienes están más ajustados a la verdad.

Juan Francisco lo tiene muy claro, estos dineros que son remanentes de presupuestos incumplidos en su totalidad, ósea, que algunas partidas no se han gastado, o lo que es lo mismo alguien se ha quedado sin el gasto previsto en cualquier obra o servicio público a prestar, por no haber previsto los tiempos o por no haber sido operativos. Estos remanentes son los que hacen que parezcan que se han ahorrado un dinero, cuando la realidad es otra, que un presupuesto que tenían que llevar a cabo al 100 por 100, pues solo lo han ejecutado en un 82.26 por ciento, ¿qué es, normal, que no se ejecuten los presupuestos al 100 por 100?, pues yo diría que tal como está nuestra ciudad de necesitada, no.

Nos dicen desde el Gobierno que el año pasado no se ejecutó al 100 por 100 pero que no tenemos que rasgarnos demasiado las vestidura, pues nos recuerdan que el año 2015, según leo en la información de La Provincia, solo se ejecutó el 75.5 %, ¿no fue el año 2015 cuando hubo elecciones?, supuestamente la ejecución del mismo tocó a un 50 por ciento, a los que salieron y a los que entraban, ¡digo yo! Según las cuentas presentadas ayer a la prensa y comentada a la oposición el remanente positivo del 2017 es de 22.9 millones, según nos decía en la entrevista pasada Juan Francisco Artiles de Más por Telde, estos remanentes positivos, nos insistía que es así como debe de llamarse, no superávit, haciendo creer, equivocadamente, que lo hemos ahorrado en alguna acción o contrato, cuando la realidad es la ya explicada, obtenemos remanentes positivos cuando dejamos de gastarnos en las necesidades expuestas en su día en la distribución de gastos en los presupuestos municipales.

Según pudimos escuchar en esa entrevista, estos remanentes positivos, que este grupo de gobierno se vanagloria de destinar íntegramente a mitigar el nivel de endeudamiento bancario que sufre actualmente el consistorio y que ronda los 82.8 millones. Juan Francisco nos decía que el Plan de pago a Expropiaciones presentado a los juzgados y según sentencia del tribunal superior de justicia de canarias, todos los dineros que queden liberados, como el caso de los remanentes positivos anuales, deben de prevalecer primero que los bancos, el pago a expropiaciones, que por ahora y subiendo, posiblemente, están en los 25 millones de deudas a pagar, unas expropiaciones que no podemos olvidar que algunas generan más de sesenta mil euros de intereses mensuales.

Los dineros del Consistorios tenían los caminos bien marcados, primero los Bancos, luego Personal y Proveedores, cuando las expropiaciones aparecieron por los juzgados, se impuso por sentencia lo dicho, si sobra cuartos, primero liquiden expropiaciones y luego todo lo demás. Esto es lo que nos decía en su momento Juan Francisco Artiles, me imagino que algo dirá después de lo publicado. En principio para un lado o para el otro, pues deber lo debemos, y pagar igual, pagaremos, aunque si no me equivoco, a lo mejor, si por intereses fuera, los de las expropiaciones son más elevados que los de los bancos, ¡me dicen! Mientras salvamos algo y nos encaminamos a liquidar deudas, por otro lado parece que las obras del Polideportivo de la Barranquera, por mor de no tener en condiciones el terreno para su conexión eléctrica comprometida con los adjudicatarios de la obra, se va a tener que seguir demorando, la estación transformadora con la que tiene que contar esa zona para sus edificaciones, ni está prevista ni se le espera para este año.

Y es que cuando se quiere decir misa y repicar las campanas, cuando se cree que con el asfalto se llega antes, aunque se sacrifiquen comienzos de obras importantes, a lo mejor debiera aplicarse aquello de “no dejes camino por vereas, que crees que adelantas pero rodeas”. Las perras que estaban para la estación transformadora eléctrica, que se iba a hacer con los dineros del FDCAN, se pondrán para el año que viene, y me imagino que la obra del Polideportivo de la Barranquera vivirá igual suerte, pues no creo que sin ese elemento se pueda poner en marcha una obra de esta envergadura.

Bueno, llegado a esta altura solo me resta ser simple y podría quedar yo tan guapo, unos dicen una cosa y otros, otras también, y nosotros reconocemos que para estas y otras tantas cuestiones políticas y administrativas: “doctores tiene la Iglesia”

 Audio-El Mostrador.png



El Comentario. Por Ezequiel López- El Mostrador