Opinión - 26/06/2018 actualizado a las 17:16

Opinión: ‘El Comentario’ Por Ezequiel López

¡Si al mercado, no al mercadeo!

**El Comentario, a diario

Co. 26 de junio de 2018

La situación de los puesteros del Mercado Municipal de Telde no es fácil. Las instalaciones del Mercado de Abasto de Telde, ha contado con varios intentos de privatizarse por parte del anterior gobierno.

Con la intencionalidad de la privatización del Mercado las arcas municipales recibirían un dinero mensual o anual y además el Ayuntamiento pondría el recinto en manos de unos gestores, convertidos en cooperativa o cualquier empresa que pujara por esa propuesta que mejor le convendría al consistorio. Los puesteros estuvieron muy preocupados por esta situación que se les recordaba de vez en cuando desde la Concejalía responsable del recinto, por suerte para los puesteros, y espero que también para la ciudad, esta situación se pudo alargar en el tiempo y no se logró que se pusiera en marcha.

No voy a entrar en lo que pagan y si está bien o mal que no se haya regulado en su momento la situación actual de los mismos. Yo he sido uno de los que posiblemente he tenido mucho más claro la situación que se puede llegar a vivir con estas obras que se avecinan, pero también sé de la necesidad imperiosa que se lleven a cabo. Se ha creado una cooperativa que preside Juan Fernando Pérez que últimamente le ha dado por hacer declaraciones a los compañeros de La Provincia y de Canarias 7, unas declaraciones que, de antemano anuncio, no gustarán a un grupo de gobierno que preside Carmen Hernández, y en esta ocasión, sin que valga de precedente, creo que con justificación.

Carmen Hernández se comprometía con los puesteros cuando comenzó esta legislatura y que presidía la Asociación Anita Jiménez, que haría lo posible por que el Mercado mejorara y que no perjudicaría a ninguno de los puesteros del mismo. El mercado no se iba a privatizar, esa era la noticia que mejor podían recibir los autónomos que defienden todos los días ese puesto en el Mercado Municipal, habría que regular la situación en coordinación con los técnicos del Ayuntamiento, de los diferentes departamentos relacionado con la actividad comercial, pero seguirían bajo la tutela de los puesteros del Mercado y supervisión del Ayuntamiento.

La alcaldesa apostó por ello desde su llegada, y la que fuera la presidenta sabía muy bien lo que se había logrado. El Mercado Municipal tenía un plazo determinado desde el consistorio, para que jurídicamente fuera llamado al orden y posiblemente las cosas fuesen muy distintas a lo que son en la actualidad, el plazo para que así fuera, pasó, ¿con intención?, ¿sin ella?, lo cierto es que se puede traducir en otra oportunidad para que el Mercado se quedara en las manos de quienes lo han trabajado hasta ahora.

Estás obras de electrificación del recinto, no son necesarias, son imprescindibles, si no se hicieran habría que cerrar el Mercado, y no mañana, ayer. Se va a invertir una importante cantidad de dinero público en lograr que se haga la luz legal en el recinto, se aprovechará para dejarlo más actualizado para que se opte a un mejor dinamismo económico de las diferentes actividades económicas que allí se dan. El recinto adjunto al mercado, el llamado área polivalente de Narea, que en principio estaba para resguardar a los vendedores ambulantes de los sábados por la mañana, además de estar en predisposición para cualquier actividad lúdica o deportiva que se quisiera hacer, pues el lugar quedó muy bien preparado para cualquier tipo de eventos de día y de noche. Este espacio se ha acondicionado para ese traslado provisional de los puesteros del mercado se organice y que hagan vida comercial hasta que se les devuelva de nuevo el espacio remozado del mercado municipal.

Hasta el momento todas las obras han corrido por cuenta del erario público, municipal ahora y supramunicipal después. ¿Que se podía haber mandado a los puesteros a sus casas hasta que se pusiera en condiciones el recinto?, ¡claro!, y hubiesen escapado aquellos que tuvieran otro local fuera del Mercado, los que dependieran solo de ese espacio, no creo que lo pasara bien, durante las obras.

El Ayuntamiento con la preocupación de la propia alcaldesa y concejala de turno, ha querido que las obras les perjudiquen económicamente lo menos posible, inconvenientes van a tener y van a padecer algunos contratiempos, lógicos, como cuando estamos en obras en nuestras propias viviendas. No seré yo quien bendiga las acciones del gobierno en detrimento de los ciudadanos, pero este parche beneficia a muchos puesteros que solo tienen la entrada económica que les genera sus ventas.

El Mercado Municipal de Telde tienen un alto reconocimiento dentro y fuera de la Ciudad, se han ganado el respeto y el cariño de sus clientes, fieles y de aquellos que aún siguen descubriendo este lugar con los productos más frescos de la tierra y del mar. Los políticos no pueden bajar la guardia con las necesidades propias que una obra de este calibre genera a los usuarios y a los propios comerciantes, ese puente de tranquilidad no se debe de bombardear, se reconoce la ansiedad del desconocimiento que generan las administraciones públicas con sus obras, no se puede ni se debe apurar al gallo cuando está peleando. Hablemos, mostremos nuestras discrepancias si algo no funciona como estaba previsto, hágalo en los despachos, pero no dejemos que algunos árboles no nos dejen ver el campo.

Las obras, según mis cálculos, al voleo sin ningún documento que me lo acredite, solo mis creencias y mis conocimientos a pie de obras públicas, no tendremos Mercado Municipal en funcionamiento hasta llegado octubre o noviembre del 2019. Así que en esta primera comunicación a los puesteros del Mercado, les diré que no cunda el pánico, será jodido, pero las Navidades del 2019, los turrones nos los comemos en el nuevo y moderno Mercado Municipal de abasto de Telde. Así que en principio y sin querer equivocarme, Paciencia, Tranquilidad y como se trata de un Mercado, ¡buenos alimentos!

 Audio-El Mostrador.png



El Comentario. Por Ezequiel López- El Mostrador