Para Muestra un Botón

*Por Martín Ru

Co. 03 de julio de 2018

El señor Romaní dijo lo siguiente en la Comisión de Defensa del Congreso le dijo el día 16 de abril del 2018: "En este contexto, el presupuesto del ministerio se distribuye entre seis servicios presupuestarios y tres organismos autónomos, de los cuales el servicio 01, ministerio y subsecretaría, gestiona alrededor del 55,5 % de los créditos de subsector Estado con un importe de 4.700,55 millones de euros, al ostentar las competencias en materia de personal. Estos créditos se incrementan en la suma de 84,31 millones de euros más que en el año 2017, lo que supone un incremento del 1,83 % destinado a abonar la subida de las retribuciones, a atender las reposiciones de las plantillas de militares profesionales y de complemento y las convocatorias de Tropa y Marinería, así como a incrementar los programas de asistencia hospitalaria y formación en las Fuerzas Armadas ¿Cómo pudo decir esto cuando el JEMAD dio otro discurso más contundente de los presupuesto a la misma Comisión?

EL BOTÓN: El señor Romaní no sabía ni donde estaban los oficiales del ejército del aire el 21 de abril de 1974

No solo se ha ido de la subsecretaría sin hacer nada que no sabía dónde estaban los Especialistas del Ejército del Aire. Si usted no sabía dónde estaban los Especialistas del Ejército del Aire como osó decirles a los comisionados que las líneas básicas de actuación de la política de personal del Ministerio de Defensa serían lo apuntado en sus primeras palabras. Pero por qué no se atrevió usted a plantear los verdaderos problemas del Ejército, como son decir cuando la Tropa se tiene que ir a la calle –que los están echando con 45 años, sin otra posibilidad. Por esto pasó usted de puntillas, mirando al tendido. Señor Romaní que son jóvenes para prescindir de ellos. Es que usted no supo cómo arreglar los problemas de las injusticias de los Especialistas del Ejército del Aire a los que usted ante sus reclamaciones les dijo: A ustedes no los asciendo porque no estaban el día 21 de abril de 1974. Señor Romanï, ¿Dónde coño estaban estos miembros del Ejército del Aire? ¡Dios mío, y que semejante torpeza suya fuese firmada por la ministra! Con todos mis respetos a su cargo el ascenso que les estaban pidiendo estos miembros del Ejército del Aire no comportaba ningún gasto al presupuesto; porque estaban todos retirados. Esta decisión solo comportaba un gesto de rigurosa justicia. La justicia en los Ejército son valores que usted ni siquiera pronuncio en su discurso a la Comisión de Defensa del Congreso. Ahora lo penoso de todo esto, no es ya si los asciende o no, lo penoso es que esto que usted afirmaba lo tenían que estar compartiendo la cúpula militar a la que la nueva ministra de Defensa ha confirmado. ¿Qué se puede esperar de esta ministra a la que yo describí en mi artículo del día 20 de junio de 2018?: La señora Margarita Robles Fernández estuvo dando vueltas en un coche negro con el Nobel de la Paz para pactar con ETA. La banda que hacía dos días había asesinado al magistrado Tomás y Valiente ¡NADA!

Ante las palabras del JEMAD, se impone ¡YA! arreglar estos dos graves problemas del Ejército. El discurso que dio a la Comisión el JEMAD, fue claro eso de: “Cañones o mantequilla” la moral del Ejército está por encima de otra cualquiera. En esto el JEMAD fue contundente y claro, mucho más que el cumplimiento del deber, y dispuestos siempre por su sólida formación moral, intelectual y física a todo. También habló que quería un Ejército fuerte y vivo y que se tenía que invertir en Defensa y en gasto social. Supongo que en esto se refería el JEMAD a los sueldos militares. Y siguió… A mi juicio es un debate injusto e imprudente, probablemente demagógico y algo populista. Hay que invertir en mantequilla, pero también en cañones, porque sin ellos no hay libertad, porque sin ellos no hay seguridad”. Creo que más claro no se pudo expresar el JEMAD ¿Que harán en los próximos meses?

 



Martín RU