Opinión - 09/07/2018 actualizado a las 17:12

Opinión: ‘El Comentario’ Por Ezequiel López

¡No son molinos, amigo Sancho, que son gigantes!

**El Comentario, a diario

Co. 09 de julio de 2018

Los hay que no pueden vivir sin que los nombren o que hablen de sus cosas, tienen esa necesidad, son así y así se sienten bien. Ya lo dicen los entendidos, se espera un verano tardío pero calentito, nos quejábamos porque no terminábamos de cambiar las sabanas de franela de las camas hasta casi final de junio, ahora ya en pleno julio notamos como las cosas intentan colocarse en su sitio, en cuanto al clima se refiere.

Sabemos que el cambio climático está haciendo de las suyas, que el hombre no termina de asumir los daños que ocasiona al mismo y sigue en su batalla diaria. Los días calientes que se esperan, parece que, hacen más daños a unos que a otros, normal si el tema se lleva por el camino de las patologías que se puedan padecer, a veces a unos por el momento y en otras personas de manera crónica.

Existen algunos que aunque no padezcan aparentemente los cambios climáticos, si anda en la mayoría del tiempo con la cabeza algo caliente. Esta semana pasada fue noticia la Gala Drag que se celebraba en la Breña, donde un colectivo de jóvenes se ponían manos a la obra y animaban el cotarro festivo del lugar, con una Gala, por primera vez en sus fiestas, una Gala Drag, llamando la atención y haciendo que la concurrencia a las fiestas aumentaran, sin duda, sobre todo entre los jóvenes del lugar, barrios limítrofes y de otros capitalinos. Prometía la iniciativa de esta comisión de fiestas. La nota, se encargaron otros de ponerla, pues parece que están empeñados en hacer amigos a la fuerza. Conocemos a aquellos estudiosos que conocen muy bien los estudios bíblicos, otros que se doctoran en los mismos, consiguiendo titulaciones como teólogos, conocedores y defensores de la existencia de Dios.

Alguien, no solo no agradeció, que el cura párroco, el de siempre protagonista, por diferentes razones, todas elegidas libremente por él, cediera el espacio que los feligreses del catolicismo, utilizan para la oración y para la comunión con el Dios cristiano, no tan solo como vestuario, sino además, como fhotocall, que alguien con buenas o malas intenciones, se ha encargado de publicar, estando en la misma, las figuras del Cristo en la Cruz y la Virgen del Pino, además del cura del lugar. ¿Debe de ser normal esta foto? Seremos muchos los que no nos interesa valorar, pues cada cual, con respeto, puede fotografiarse en los lugares que les sean permitidos y les dé la gana. ¿Alguien busca enfrentamiento entre la iglesia y la transgresión popular?, ya la ha habido, bien lo sabe el responsable de la parroquia, bien sabe que sus encargados, que sus superiores, no están por la labor de mostrarse tan beligerantes con esa forma de ver el espectáculo callejero. ¿Es un valiente el cura que ha dado permiso?, no creo que sea un problema de valentía, no, y a lo mejor ni de permisos, por unos y por otros, sencillamente ganas de llamar la atención y de enervar a algunos que, con sus razones, no comparten, llamado por ellos, ese libertinaje en la casa de Dios. Insisto que a mi plin, yo las cosas con ese otro yo, las manejo a mi modo y maneras, sin necesidad que ningún otro hombre con defectos y con sus virtudes y con cualidades y aptitudes de dudosa credibilidad moral cristiana, me intente guiar a su vera como si de un borrego perdido se tratara.

Seguro que las cosas volverán al lugar del que no debieron de salir, y que los jóvenes y no tan jóvenes sigan disfrutando de sus fiestas sin ningún problema ni contratiempos que impidan la confraternidad entre los hombres y mujeres del lugar. Pero tampoco nos alejamos de esas otras personas que libremente piensan que todo iría mejor si cada cosa ocupa su lugar, la iglesia, el lugar que utilizan los creyentes para sus oraciones y reflexiones, no fueran mancillado por actitudes que poco o nada agrada a la iglesia ni a sus usuarios, máxime cuando aún no se han curado las heridas del último episodio vivido entre la iglesia y un Drag.

Este tema tal como se presenta y con la presencia del mismo cura de siempre, solo nos resta decir que doctores tiene la iglesia y porque no, también se le puede aplicar lo de “la mujer del Cesar no solo debe de ser honrada, sino también parecerlo” o “con la Iglesia hemos dado Sancho”. Es conveniente que visto lo visto es importante buscarle a estas celebraciones la parte positiva, y es que gracias a iniciativas como la de la comisión de fiestas de la Breña, un lugar de medianías de Telde, con gente muy conocedora de las cosas de la tierra, donde, entre otros productos se destacan las buenas y ricas papas. Los Drag Queen tienen oportunidad de dejarse ver y hacernos participes de sus creaciones y espectáculos antes de llegar sus días por excelencia como son los carnavales.

Ellos obtienen espacios extras y además alguna que otra ayudita económica que no les viene mal para ese vestuario que tanto trabajo y dinerillo les cuesta. Bienvenidas las Galas Drag fuera del carnaval y en cualquier lugar, plaza o teatro, eso sí, a los organizadores, no se dejen llevar por falsos artistas que solo desean estar en la palestra callejera, el espectáculo en sí ya es excepcional y fantástico, no les busquen otro cante fuera del mismo, y si es posible y quieren hacer migas con la iglesia, pidan a los asistentes a la gala, alguna aportación de productos no precederos, para Caritas y dejemos los espacios, llamados sagrados para sus menesteres y busquemos un buen cenador de terraza que nos cubra a todos cuando vayamos a prepararnos para salir al escenario y mostrar nuestro espectáculo, sin necesidad que nadie se quede al descubierto, con su buena o mala cara, otra vez más.  

 Audio-El Mostrador.png



El Comentario. Por Ezequiel López- El Mostrador