Denuncias - 16/01/2015 actualizado a las 13:03

Vuelven los vertidos incontrolados en Silva

Los vertidos de aguas fecales en el barranco de Silva, provenientes del Polígono Industrial del Goro, vienen siendo bastante habituales, como habitual sigue siendo la despreocupación de los responsables políticos.

Por José Alzola

Co. 16 de enero de 2015

La problemática de vertidos en el barranco de Silva no es algo nuevo, pero sí permanente sin que nadie en el Ayuntamiento de Telde se preocupe de ello, ni antes y mucho menos ahora. Los vertidos de aguas fecales que terminan desembocando en el mar, es un atentado al medio ambiente. Parece mentira que a estas alturas todavía se continúe permitiendo estos desastres ecológicos, aún más cuando en su trayectoria también se vean afectadas y perjudicadas las personas, ya que precisamente en este lugar, el consistorio ha permitido un emplazamiento para caravanas que obviamente sufren las consecuencias de estos vertidos, toda vez que, las infecciones que genera tanto mosquitos como ratas les afectan directamente, con lo cual no solo es un atentado al medio ambiente sino también a la salud de todo ese colectivo humano que comparte un medio natural por el que también pagan.

La responsabilidad de semejante despropósito, se reparte principalmente entre dos  concejalías, la de medio ambiente que dirige el Sr. Héctor Suárez y la de saneamiento y aguas que dirige el Sr. Ignacio Serrano. La irresponsabilidad de estos señores puede ser de juzgado, no se puede mirar para otro lado, permitiendo los vertidos de industrias de la zona que no se  han preocupado en pagar por una solución viable. Es obvio que no hay control por parte de los responsables de dichas concejalías y eso sin contar con el hecho de que a escaso 200 metros, se encuentra la depuradora, lo que está provocando aún más el malestar e indignación del colectivo campista ante la pasividad de los concejales Héctor Suárez e Ignacio Serrano, quienes les han dejado en el más absoluto olvido y a merced de parásitos y evidentes infecciones, algo que les recuerda diariamente que no sólo los parásitos son esos bichitos molestos, sino estos mismos personajes que tampoco se preocupan mucho de hacer bien su trabajo…

 

Número de imágenes: 
21


José Alzola Santana