La indignación y enfado entre los vecinos del ‘Callejón del Castillo y Marpequeña Alta’ aumentan cada día más. Y es que, ya empiezan a estar hartos del desprecio político y de que sus voces no solo no se escuchen, sino que se les ningunee prepotentemente

Por José Alzola

Co. 8 de febrero de 2015-

La controversia que ha suscitado el problema que genera entre los vecinos los cambios en la circulación del barrio, está llevando al límite la paciencia de los mismos, ya que entre otras cosas, consideran que la decisión del señor concejal de tráfico con respecto a las últimas modificaciones, están más encaminadas a favorecer a un sector privado que a las necesidades del ciudadano (vecinos, residentes, usuarios) que transita la vía, lo que ellos mal y pronto definen como “favorecer a sus ‘amiguetes’ (en referencia al concejal Héctor Suárez), y muy en particular al Colectivo del Taxi”.

Aún más descontentos están los miembros de la AA.VV. El Hornillo y los del AMPA del CEIP María Jesús Ramírez, ya que según comentan, el señor concejal, en ningún momento se ha dirigido a ellos y mucho menos a tener una reunión para mínimamente comunicarles los cambios de circulación en la vía, dejando claro que el señor concejal ha mentido al respecto.

Por otro lado, manifiestan que se han puesto en contacto con los técnicos municipales para conocer la legalidad del informe y la respuesta ha sido tajante “No hay Informe favorable con respecto a los cambios de tráfico en dicha vía” y comentan “No los hay porque evidentemente ningún técnico que se precie firmaría un informe de esas características, ya que se entiende que obligaría a los usuarios de la vía a cruzar suelo privado, como es el caso, de la Cooperativa de Taxis”. Para más enfurecimiento de los vecinos, el Sr. Héctor Suárez, no ha tenido la decencia de informarles que la vía en cuestión, se cierra desde las 22:00 horas hasta las 06:00 horas, lo que viene a corroborar las palabras de los técnicos, que efectivamente se trata de una zona privada y como tal se reservan el derecho de cerrar el tránsito de vehículos en su horario de cierre profesional.

Pero es que tampoco queda todo en tan ridículo despropósito,  es que encima “Nos obligan a pasar por un camino agrícola que ni siquiera está contemplado en el planeamiento del ayuntamiento como vía y mucho menos de doble sentido”.

En definitiva, “Nosotros, los ciudadanos, las voces que usted señor concejal no quiere escuchar, a los que está despreciando con soberbia y altanería, anteponiendo su criterio partidista en beneficio de amigos, conocidos, posibles compañeros de filas, y todo lo que usted pueda considerarles… Nosotros seguimos siendo ciudadanos de esta ciudad de Telde, con los mismos derechos y obligaciones que cualquiera de esas amistades a quién quiere favorecer y por tanto merecemos más respeto por su parte, no olvide que está al servicio de esta ciudad y de sus ciudadanos y no de una parte de ellos, para eso se le paga y por ello se le exige más compromiso, más atención y mejor gestión”

Sr. Concejal Héctor Suárez, “Continuamos esperando sus disculpas, no con palabras, nos conformamos con que recapacite y dé marcha atrás a un asunto que se ha convertido en una chapuza intolerable. El reloj está en marcha (Tic-Tac) y las elecciones muy cerca, estos ciudadanos de los que ahora usted poco se acuerda y no atiende, se acordarán de usted a la hora del voto, pero… Cree sinceramente, que le saldrá rentable el recuento de votos, por favorecer a ese par de ‘amiguetes’ en detrimento de todo un barrio”.

Número de imágenes: 
8


José Alzola Santana