Opinión - 18/03/2015 actualizado a las 16:50

Un parque para perros Y… ¡El que venga atrás que arree!

La idea no es mala y una iniciativa así hay que aplaudirla, pero… no es precisamente ésta la cuestión, porque en toda iniciativa hay que sopesar los pros y los contras, y, en ésta los contras superan con creces los pros.

Por José Alzola

Co. 18 de marzo de 2015.

El próximo sábado, 21 de marzo, está previsto que la concejalía de Parques y Jardines que dirige el señor Mario Torres, inaugure el quizás, mayor parque para perros de Canarias, todo un orgullo para Telde y más aún para los muchos ciudadanos que como yo, nos sentimos sensibilizados con los animales.

La idea no es mala y una iniciativa así hay que aplaudirla, pero… no es precisamente ésta la cuestión, porque en toda iniciativa hay que sopesar los pros y los contras, y, en ésta como también ha pasado con otra de sus iniciativas, las famosas adelfas plantadas en la mediana de la autovía del Cabildo, allá por el mes de septiembre de 2014, que en vez de crecer han ido menguando… los contras superan con creces los pros.

La cuestión es que, partiendo del hecho de que  este parque no cuenta con proyecto, ni planos, ni partida presupuestaria, ¿de dónde ha salido el dinero?, porque lo que sí está más que claro, es que una infraestructura como ésta no es de ‘Coste Cero’, como probablemente nos quieran vender el señor Torres o el coordinador de la zona, el señor Suso Santana.

Por supuesto que este parque tiene un coste y no es cero. El simple desglose de materiales y acciones ya lo demuestra. Por qué no explican de dónde o quienes han pagado, los movimientos de tierra y materiales como, arena montaña, cemento, vallado, bancos, tubos, plantas, saltaderos y así un largo etcétera, sin contar con la gran cantidad de horas de operarios de diferentes concejalías, la mayor parte de parques y jardines, que por supuesto, han tenido que abandonar prácticamente el 80% del servicio en plazas y jardines del municipio, para poder atender lo que se le puede llamar ¡Caprichos!

Caprichos más que nada enfocados cara a las próximas elecciones y después qué, quienes se acordarán de este parque, porque después de las elecciones no es probable que continúen con la misma concejalía y los que lleguen de nuevo irán a defender sus propios intereses. Entonces… a quién está beneficiando este proyecto si no es a ellos mismos. No hay más que ver las imágenes del parque de las Mil Palmeras que también se acompaña, a escasos metros del mencionado parque para perros, que da vergüenza verlo como está de abandonado y mientras tanto invirtiendo tiempo y dinero en nuevos caprichos.

Lo más penoso y sangrante de este tipo de actuaciones en los políticos, es que a escasos meses de nuevas elecciones, se dediquen a sacarse de la manga proyectos para encandilar a la ciudadanía, proyectos que en la mayoría de las ocasiones ni siquiera están contemplados en las partidas presupuestarias, pero que son idóneas para apuntarse tantos. Eso sí, el dinero se saca de nuestros impuestos, de los mismos que durante cuatro años se ha recaudado para atender las necesidades del ciudadano y que no han ejecutado porque la crisis se no se lo permitían. Sin embargo ahora aparece dinero, subvenciones y tiempo para hacer lo que no han hecho antes. Pero es que no solo son los que están haciendo esto, sino los que no hacen nada, ellos son los que estando en la oposición tampoco hacen nada al respecto.

Lo dicho, como bien dice el refrán… ¡Y el que venga atrás que arree!

 

Número de vídeos: 
1


José Alzola Santana