Opinión - 23/04/2015 actualizado a las 22:46

¡El abandono de un patrimonio municipal!

D. Pablo Rodríguez, responsable de las concejalías de Patrimonio y a su vez, también de la concejalía de Turismo, anda un poco despistado y algo más ocupado en otros menesteres…

Por José Alzola

Co. 23 de abril de 2015

El concejal de Patrimonio y Turismo, D. Pablo Rodríguez, debe estar muy entretenido con la precampaña a las elecciones municipales. Y debe ser mucho el tiempo que le ocupa, porque es inconcebible que una infraestructura de semejante identidad y situada en pleno casco teldense, por donde este señor debe pasar diariamente, se encuentre en tan penoso estado.

Sr. Rodríguez, usted alardea mucho en sus declaraciones en medios de comunicación y tertulias, de lo bien que gestiona las concejalías bajo su responsabilidad, pero debe ser únicamente de ‘boquilla’, porque ¡es que no da usted ni una…! Deportes, Turismo, Patrimonio, es que hay algo que haga usted bien, aparte de echarse flores por lo bien que lo hace. Usted se  vanagloria de haber conseguido para Telde el distintivo de Ciudad del Deporte, y eso está muy bien, pero se duerme usted en los laureles, porque las instalaciones deportivas no se cuidan solas, y es archiconocida la dejadez en el 90% de ellas. Igualmente se vanagloria de que Telde esté presente en Fitur, bien por usted también, pero como se ha podido comprobar, y éste es otro de los muchos casos, descuida usted mucho el patrimonio de la ciudad y luego hace visitas guiadas a turistas… Verdaderamente tiene usted mucho egocentrismo, dese una vueltita por los alrededores de la plazoleta de San Pedro Mártir, esa misma que está ahí al ladito de la ermita y frente al mismísimo ayuntamiento, no tiene que caminar mucho. Y de paso compruebe, si no se le cae la cara de vergüenza, cómo puede ser posible que un lugar como la ermita, tan frecuentada por actos propios del consistorio, como de exposiciones, etc., se encuentre tan bien adornada por la falta de limpieza, con basura que hace un mes que no se recoge, mobiliario desperdigado por el suelo y completamente destrozado, una puerta de acceso esperando que la toquen para caerse, y esperemos que no se le caiga a nadie encima, porque ya sería lo único que nos faltase, encima tener que responder por daños y perjuicios, debido a su propia negligencia. El llamado casco histórico de San Juan, a este paso solo le va a quedar el nombre de histórico, por el abandono y la dejadez de un irresponsable concejal que terminará pasando también a la historia, por la nefasta gestión llevada a cabo.

Don Pablo, olvídese de tanta propaganda y tanto autobombo y haga más hincapié en las cosas verdaderamente importantes, como es el respeto y el cuidado del patrimonio de una gran ciudad y la seguridad de las personas que disfrutan del mismo.

 

Número de imágenes: 
13
Número de vídeos: 
1


José Alzola Santana