Mar canario - 14/04/2013 actualizado a las 19:19

Primero, la Mediana. Luego el Petróleo

Primero, la Mediana. Luego el Petróleo

Las últimas declaraciones del embajador marroquí, me hace confirmar que existe un acuerdo bilateral para no fijar Fronteras al este de las islas. Los permisos concedidos en el año 2002 a Repsol, Marruecos comenzó amenazando a España con denunciar los permisos ante los Tribunales    Internacionales de Justicia. Cuando en Sevilla en el año 2005, España acepta compartir los espacios marítimos con Marruecos, sin establecer una Mediana que clarifique las partes que les corresponde a cada Estado, nosotros denunciamos públicamente que Zapatero vendió el Mar Canario por petróleo.  Ahora sale diciendo Marruecos, que no les importa que España extraiga hidrocarburos en los fondos marinos  más allá de las doce millas al Este de Fuerteventura, dicen que respetará la equidistancia con carácter provisional.

Marruecos sabe perfectamente que llegado el momento de establecer la Mediana definitiva, se aplicará por el método equitativo. Podemos confirmar sin lugar a duda alguna que en los espacios marítimos donde Repsol va a extraer hidrocarburos con autorización española, el negocio será compartido con Marruecos mientras existan las extracciones rentables a las partes, y cuando ya no sea rentable, Marruecos denunciará el acuerdo de Sevilla y aplicará la Mediana equitativa. Desapareciendo la equidistancia, como el reciente contenciosos entre Colombia y Nicaragua.

Hemos dicho en más de una ocasión, que existe un acuerdo, no oficial, entre España y Marruecos para establecer la Mediana Fronteriza, estableciendo provisionalmente el método equidistante. He aquí la trampa, pues llegado el momento de un acuerdo definitivo, se resolverá por el método equitativo. Y no será la misma Mediana ni los mismos espacios marítimos que hoy nos han vendido.

La Corte Internacional de Justicia en sus múltiples Arbitrajes y Sentencias Judiciales entiende una primera concepción de la equidad, en la concebida como un correctivo destinado a remediar una inequidad producida como consecuencia  a la norma jurídica. El acuerdo de una Mediana equidistante se convierte en inequitativa cuando se dan “circunstancias pertinentes”. Los principios equitativos y la apreciación de las circunstancias pertinentes, es requerida en toda la jurisprudencia internacional. Teniendo en cuenta que el concepto de circunstancias pertinentes hace referencia a hechos naturales como la concavidad o convexidad de la costa, o la presencia de una o varias islas, el método a aplicar sería el equitativo y no el equidistante. De no existir los hechos naturales a los cuales hemos hecho referencia, el método aplicado sería el equidistante. Pero si se da el caso de la presencia de una o varias islas, el método aplicado será el equitativo.

Si Canarias fuese un Estado, o como mínimo dispusiera de una Autonomía Plena Interna, tal como dispone las Naciones Unidas en su Resolución 742, el método a aplicar sería el equidistante, de esta forma, la Comunidad Autónoma de Canarias tendría competencias plenas reconocidas en el Tratado Internacional del Mar de 1982 de Montego Bay, estableciendo con Marruecos, Portugal y Sahara, la Mediana equidistante. Por el contrario, al carecer Canarias de competencias marítimas que le corresponde constitucionalmente exclusivas del Estado español, y aunque el Derecho Internacional en su artículo 121 establece que las islas pueden tener una zona económica exclusiva de 200 millas, solo se podría extender  por el Oeste de la isla de El Hierro, hasta las 200 millas.

Pero no así por el Norte, que limitamos con Madeira, que sí tiene competencias plenas de Portugal. Tampoco podemos establecer la equidistancia por el Sur, ni por el Este, porque tenemos a Marruecos y Sahara. En estos tres puntos cardinales, Canarias solo dispondría de una franja de doce millas de aguas territoriales españolas, que son exclusivas del Estado.

Todo esto lo podemos comparar con la reciente Sentencia del Tribunal Internacional de Justicia en el contencioso entre Colombia y Nicaragua, donde ha establecido una nueva delimitación marítima del archipiélago San Andrés, y los cayos Quitasueños y Serrana, situados  entre 100-150 millas al Este de Nicaragua y a 400 millas de Colombia, que es  el Estado quien ostenta la soberanía de dichas islas y cayos.

El Tribunal Internacional de Justicia Sentenció que los cayos al estar deshabitado no tiene zona económica exclusiva. El archipiélago compuesto por las islas Santa Catalina, isla Providencia e isla San Andrés están ocupadas por una población de soberanía Colombiana. Las islas del archipiélago San Andrés, tienen zona económica exclusiva solo hacia el Este, hasta las 200 millas.

Al Oeste, al Norte y Sur de las islas, que con anterioridad eran aguas de Colombia, el Tribunal estableció una Mediana Equitativa, dando mayor espacio marítimo a Nicaragua. Con esta sentencia, Colombia perdió grandes espacios marítimos de la zona económica exclusiva, concediéndosela el Tribunal a favor de Nicaragua.

Si esta Sentencia Marítima sobre las islas frente a las costas de Nicaragua, por su valor de Jurisprudencia, fuese aplicada a las Islas Canarias en una futura disputa de controversia entre España y Marruecos. La aplicación sería similar. España sería Colombia, y Marruecos sería Nicaragua. Por estas circunstancias, mi padre me decía: Desconfía de los moros, ten cuidado que el moro siempre tratará te engañarte, no eres nada para ellos, simplemente serás un cristiano infiel. Esto lo tenía que conocer Zapatero ante de llegar acordar en Sevilla en 2005, la Mediana equidistante, cuando lo que verdaderamente desea Marruecos, es la Mediana equitativa. No les importe el tiempo en conseguirla. Otra cualidad del moro es la paciencia en las negociaciones, y con la Mediana Fronteriza engañaron a los infieles. Alá es grande.

En la Ciudad de Telde a, 13 de abril de 2013  

Firmado: Antonio Rodríguez de León



Antonio Rodríguez de León