Opinión: ‘El Comentario’ Por Ezequiel López

Opinión - 15/05/2018 actualizado a las 17:30

¡Se me acaba lo bueno!, ¿qué hago ahora si no me ponen en la lista?

**El Comentario, a diario

Co. 15 de mayo de 2018

La Campaña electoral, somos muchos los que pensamos que ya ha arrancado, no vamos a tener la confirmación de los actuales políticos hasta dos o tres días antes de las votaciones. Los políticos son para estas cuestiones muy testarudos, no les gusta que les descubramos sus estrategias para conseguir réditos políticos, es como si sintieran cierta vergüenza, aunque sea para sus beneficios electorales, a ellos les gusta que les aplaudan y los reconocimientos se los haga el pueblo. Pero la realidad es muy distinta, no todos, quizás una importante cantidad de políticos en las diferentes instituciones estén para tirar voladores y salir por la puerta grande. La situación que se les da, no es toda aquella que quisieran algunos, muchos deben de conformarse con que el pueblo no se les haya echado a la calle. El pueblo en esta legislatura ha sido muy light, no ha querido jaleo, alguna que otra manifestación, pero casi, casi, las familiares, aquellas que se hacen todos los años y alguna que otra fuera del guión, pero pocas.

Lo que ocurrió en la anterior legislatura, no es que en esta se arreglara, no, no, posiblemente ocurra que, los que se manifestaban, muchos, se han aburrido por no ver logro alguno y otros están ocupados en las instituciones como políticos, algunos en los gobiernos, calladitos y otros en la oposición, ídem de lo mismo. Es triste pero es la pura y dura realidad.

Estamos en fechas donde por un lado los que gobiernan intentan decirnos que han hecho todo y quizás hasta más y los de la oposición, no todos, que no han hecho nada o que simplemente se han limitado a cumplir con lo ordenado por las instituciones supramunicipales y otras cuestiones de Estado. Será muy complicado postularse al lado de unos y de otros. Por ejemplo, Telde, parece ser que después de mirar todo los cajones, lo que mejor le viene es decir que han bajado la deuda con los bancos, seguro que existirán otras acciones que se podrá exponer como logros, pero ésta, en cuestión, algunos la señalan como algo de lo que no se puede presumir, y me apuntan un ejemplo, si usted se hace cargo de un préstamo o un pago mensual de cierta cantidad por una contraprestación que beneficia a la institución, es como cuando cualquier hijo de vecino se compromete con una hipoteca bancaria, no tiene ningún mérito destacar que se cumple con lo pactado, es de ley hacerlo, lo destacable sería que con los millones que se tienen en los bancos se haya podido eliminar deudas de tal manera que no nos avergüence a nivel nacional situándonos como una de las ciudades peor pagadoras a proveedores, por muchas historias que nos quieran contar, hay que buscar remedio, hay que gestionar, hay que trabajar esa “bendita” cuenta 413 que nos están dejando como lo peor, aunque tengamos “liquidez” para pagar aquellas facturas de lo cotidiano.

Se nos acaba el tiempo de gobierno, aquí y en todos los estamentos democráticos que arrancaron en el 2015 en nuestro país, existen lugares que se sentirán bien con sus grupos de gobierno y otros habrán lamentado el que no gobernaran aquellos que están en la oposición, pero eso es lo bonito de la democracia, usted es libre de votar cada cuatro años por los que usted crea que le pueden resolver los problemas de su pueblo o ciudad. Se acaba lo bueno para algunos que se han tomado su paso por la política como un paseo de cuatro años ganando un sueldo, para los que han gobernado, que no obtendrá en la empresa privada. Para tranquilidad de muchos, existen gobernantes, en masculino y en femenino, que les ha ido bien con esos políticos que no les han creado problemas y han sido sumisos y sumisas a las órdenes dadas, aunque no las haya compartido por qué no eran por el bien del interés general, pero no molestaba al más que manda. Esos, posiblemente, tengan puestos en las listas, y a lo mejor en los de salida, algunos, a lo mejor, usted mismo que me estás oyendo, por haber sido un protestón o protestona, por querer cumplir por lo que se comprometió en política, ósea por querer llevar, esto o aquello, al barrio X, aunque haya sido advertido que ese barrio nunca les da muchos votos, y a usted le da lo mismo, porque antepone la necesidad de los vecinos ante de la su partido, pues a lo mejor notará que le premian, no quitándole de la lista, pero sí le desplazarán algunos puestos que a buen seguro le aleja de los puestos de llegada al cargo, provocándole cierta ansiedad, pues sopesará que si se queda fuera, la realidad en la calle, es otra muy distinta a la que se había acostumbrado, y a lo mejor hasta puede plantearse el valorar si valió la pena atender al interés general antes del interés partidista, y hasta puede llegar a conclusiones lamentables para una persona que pensaba que esto de dedicarse a la política era cuestión de trabajar para los demás sin fijarse en su condición de ser blanco, negro, católico, protestante, de podemos o socialista, pero existen momentos, que cuando tiene que sincerarse con usted mismo, sabe que como en cualquier familia, en política también se cuecen habas.

Bienvenidos y afortunados aquellos partidos que tienen claro quiénes son sus cabecillas de listas, pues llegarán con un importante problema menos que afrontar. Tres años que se me antoja que para muchos se les ha hecho muy corto pues se están dando cuenta que no queda nada y no tienen nada con que responder para ganarse la confianza de aquellos que presumiblemente confiaron en él o ella, solo les falta decirles que si les votan de nuevo y vuelven a gobernar, su patrimonio puede verse aumentado y sus sueldo le permitirán vivir cuatro años más alejado de aquellos que se las ve y desea para llegar a final de mes, para pagar el alquiler y poder llenar la nevera, ah ¡y también estarán atentos para hacer algo por el barrio.

 Audio-El Mostrador.png



El Comentario. Por Ezequiel López- El Mostrador